Nacida un 11 de julio de 1936, la Biblioteca Mariano Moreno (1 528 y 529 #356) funcionó durante muchos años como Universidad popular –como muy pocas en el país– con gran cantidad de cursos como Corte y Confección, Taquigrafía, Estenografía, Arte Culinario, Inglés, Guitarra y Piano, entre otros.

Completados los cursos, se entregaban a los alumnos títulos habilitantes por el Gobierno nacional, casi todos con salida laboral. Durante su esplendor llego a tener más de 700 matrículas anuales, profesores pagos por subsidios recibidos de Provincia y Nación, Sala de Lactantes, servicio de Odontología primaria, e intervenía en las celebraciones de los actos patrios realizados en la Localidad.

En los últimos años de la década del 80 y casi toda del 90, por problemas de suspensión de los subsidios correspondientes y por juicios laborales de los profesores, la institución se mantuvo cerrada.

Cabe mencionar que durante este cierre obligatorio, el deterioro edilicio hizo que las paredes se vinieran totalmente abajo. Sin embargo, a principios del año 2000, un grupo de vecinos y socios decidió poner nuevamente en pie la Biblioteca tolosana, dando comienzo a los primeros trabajos de limpieza y reconstrucción.

Ante la falta de recursos económicos, se comenzó a acopiar diarios, revistas y cartón, conjuntamente con la recolección de botellas, que luego fueron vendidos. Por ello, se la llegó a conocer como “la biblioteca cartonera”.

Ya en el 2001 se pudieron abrir las puertas nuevamente, retomándose la función primordial de préstamos de libros, seguida de nuevos cursos y talleres. Se trabajó con mucho esfuerzo en la construcción edilicia de dos baños y el recambio de un 70% de las chapas de los techos, cielorrasos de machimbre, instalación eléctrica, así como pintura en general de paredes y puertas.

Actualmente, en la institución se brindan clases de guitarra, canto, yoga, tango, teatro, danzas folclóricas, marroquinería, plástica, computación para adultos, orientación al aprendizaje y atención psicológica.

Entre tantas actividades que se desarrollan, se encuentran los festejos de la Semana del Niño en vacaciones de invierno, varietés de Teatro Independiente, peñas folclóricas organizadas por la Comisión Permanente de la Tradición, sábados entre amigos, reuniones del Centro Comercial Estación Tolosa, ciclos de cine, encuentros de los Abuelos en Red, del grupo Adoparte, y más.

Esta Biblioteca tan querida por todo el barrio, también trabajó junto a la ONG Pibes Sin Barreras y Alelijota concientizando sobre la Dislexia. En su salón de eventos se realizaron charlas de prevención y seguridad para la tercera edad, así como exposiciones de fotografía y pintura.

Allí también, se dio origen al programa cultural Tolosa Vive con más de siete años de despliegue en la Plaza Martín Iraola de 2 y 530, se gestó la Avenida de los Colores sobre toda la calle 1 desde 528 y 532 y se organizó el primer encuentro de Muralismo con la participación de más de 30 artistas nacionales y extranjeros, quienes dejaron solidariamente su impronta, haciendo de la Biblioteca el primer Museo de Arte Urbano en La Plata, siempre abierto para quienes quieran recorrerlo.


En esta sección

pub1
PUB2
pub3