Este domingo, el Centro de Fomento Mundial ubicado en Camino General Belgrano y 9 de nuestra localidad, cumplió 75 años de vida y los celebró con una misa en la Parroquia Nuestra Señora del Carmen, para conmemorar a los socios fallecidos y en agradecimiento por un nuevo aniversario.

En el predio donde también funciona la Biblioteca Alfonsina Storni, se dictan cursos de Yoga (martes y viernes de 16 a 17 horas) Aikido (lunes, miércoles y viernes de 19 a 21) Tae-kwon-do (martes y jueves de 19 a 21) y Gimnasia artística (lunes a jueves de 18 a 20:30).

También de Zumba (martes y jueves a las 18 - sábados 11) Fotografía (lunes de 17 a 19) Taller de teatro (martes y jueves de 19 a 21) Taller para la memoria (martes de 16 a 17,30) y Rueda de lectura (miércoles 16:30 a 18). Para más información, los interesados pueden comunicarse al 427-4001 o por correo al Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

Historia de la institución

El 10 de abril de 1941, un grupo de visionarios unió objetivos comunes para crear una entidad que representara a los vecinos de la comunidad tolosana. Así nació el Centro de Fomento Mundial, que poco a poco fue incorporando actividades sin que ello implicara un descuido en la lucha por conseguir mejoras barriales y en la reivindicación de los derechos de los vecinos.

Con el pasar de los años, y como toda institución barrial, el Centro acusó marcados altibajos, llegando al punto más crítico en el mes de septiembre de 1980, momento en que la entidad entró en período de inactividad total cuya peor consecuencia fue la pérdida de la denominación “Centro de Fomento”.

Acéfala, se mantuvo merced a la voluntad de José Martínez – su buffetero – y un grupo minúsculo de socios que aportaban dinero para saldar los gastos esenciales. En virtud de esta crisis, se nombró una comisión reorganizadora destinada a sanear el padrón societario, devolverle la actividad a la institución para recuperar la categoría perdida, lograr la personería jurídica y realizar tareas de mantenimiento edilicio.

Esta comisión estuvo encabezada por Luis Ligresti, Antonio Martínez, Hortensio Verón y Alfredo Dellepiane, quienes, mediante un esfuerzo proverbial y en un período de cinco años, lograron cumplir los objetivos. Durante varios años el Centro atravesó las dificultades típicas que implicaron las distintas crisis coyunturales de nuestro país, hasta llegar a la actualidad con un nivel de actividad que le permite seguir manteniendo sus puertas abiertas a la comunidad.

La Biblioteca Alfonsina Storni tiene prácticamente la misma antigüedad que el Centro de Fomento Mundial. A un año de la fundación de éste, en una asamblea se decidió la creación de un ámbito que brindara a la comunidad tolosana material bibliográfico de consulta.

A tal efecto, se formó una subcomisión cuyos integrantes recorrieron el barrio para recolectar libros y revistas con el fin de formar el patrimonio bibliográfico fundacional. Así mismo, se organizaron variados festivales fijándose como entrada un libro. Una vez puesta en funcionamiento, la biblioteca tuvo un importante número de lectores entre quienes podían encontrarse estudiantes, amas de casa y profesionales.

Durante la época de crisis ya descripta, la biblioteca sufrió un impasse que determinó la necesidad de designar una comisión especial de damas para su reorganización. Una bibliotecaria, socia del Centro, se ofreció a prestar su colaboración en la tarea de inventariar y clasificar los ejemplares, como así también de encausar el funcionamiento de acuerdo a las normas correspondientes.

En el año 1990, se incorporó el primer bibliotecario diplomado encargado de la atención al usuario y la continuación de los procesamientos técnicos el creciente material bibliográfico.

En julio de 1997, la biblioteca obtuvo el reconocimiento como Biblioteca Popular Nº 241, por parte de la Dirección de Bibliotecas de la Provincia de Buenos Aires. Cinco años después, el bibliotecario finalizó sus funciones, quedando la biblioteca sin conducción durante un período de cinco meses.

Con el ingreso de una bibliotecaria profesional la actividad se normalizó y se inició un minucioso proceso de reclasificación del total de los volúmenes y de actualización de inventario, proceso que, a la par de nuevas políticas de funcionamiento, desembocó en el considerable nivel de actividad que es dable observar en la actualidad.


En esta sección

pub1
PUB2
pub3