El entrenador de la Primera División de básquet del Círculo Cultural Tolosano, puntero e invicto de la zona “B2”, y clasificado para los playoff, aclara que está cuerdo, pese a lo contradictorio que puede sonar su declaración. Y redobla la apuesta, sincerándose, al decir que desde que empezó como cabeza de equipo sólo piensa en ascender. Él y unos cuantos más.

Ariel Benavidez dialogó con Tolosa Vive y no dudó en responder ninguna de las preguntas. Obsesivo y apasionado por lo que hace, sin dejar de ser respetuoso, el coach afirma: “Llegué a trabajar al Círculo hace cinco años a través de un amigo de la infancia”.

Comenzó desde abajo, con las categorías menores, y de a poco, en conjunto con varias personas, conformó todas las divisiones del club. “Para mí es un orgullo muy grande, el club es una parte muy importante, lo siento muy mío. Dejamos la vida ahí adentro, durante un montón de tiempo”, confiesa en relación a su función como entrenador del primer equipo.

“Lo primero que hice fue juntarlos -por los jugadores- y preguntarles quien tenía ganas de embarcarse en esto, que nos íbamos a comprometer a fondo”, sentencia con franqueza. “A veces el descenso te lleva a nivelar para abajo -el club sufrió la pérdida de categoría en 2015- o a apuntar más alto. La idea era apuntar alto”, menciona Benavidez sin pudor.

Cuando se le pregunta acerca de los pilares de este equipo, destaca que la presión, la fricción y la rotación son parte de la impronta del quinteto. Así como también la incidencia de una comisión directiva que da una mano en los detalles y que está presente.

“Es difícil, tratamos de manejarnos con hermetismo, porque uno a veces no quiere hablar demás ni pecar de soberbio. También manejarse con respeto hacia los otros”, afirma el joven entrenador en lo que respecta al mote de candidato que maneja su equipo desde principio de año, ya sea por parte de los medios como por parte de sus pares.

¿Clásico tolosano?

Durante la instancia de playoff “El Círculo” enfrentará a Sud América “B”, institución oriunda del barrio y con una importante historia en el básquet.

Al respecto, Benavidez reflexiona: “Hay algo de clásico si se quiere, la realidad es que nosotros estamos enfocados en tratar de ascender. Lo tomaríamos con la misma seriedad que si fuera cualquier otro equipo. Sabemos que va a ser especial, que en la cancha va a haber un montón de gente”.

“El grupo está muy identificado con el club, todo el tiempo tratamos de que eso juegue a nuestro favor”, arroja para remarcar el sentido de pertenencia por la institución y Tolosa. “Tenemos tres chicos del Sur y parece que nacieron acá”, dice Benavidez con soltura para darnos a entender la homogeneidad de sus dirigidos.

Durante la charla, el entrenador no se imagina en otro estado que no sea trabajando, sea cual sea el resultado del conjunto en esta instancia decisiva, lo que habla a las claras de su seriedad.

“El básquet y el Tolosano son una locura. Se llevan gran parte de mi vida, por los dos he hecho cosas que no te podes ni imaginar: son locuras que uno hace por pasión. Y son dos pasiones muy grandes en mi vida. Sin esto no puedo vivir, me lo imagino y me vuelvo loco”.

Ariel Benavidez no deja de hablar nunca sobre básquet, no porque sea un charlatán, sino porque es alguien que transpira el deporte. Y él lo sabe bien.


En esta sección

pub1
PUB2
pub3