En el marco de un presente crítico para las 35 bibliotecas populares reconocidas por el Municipio, el Concejo Deliberante finalmente sancionará este miércoles la Ordenanza para regularizar y salvaguardar dichas instituciones, proyecto que presentó el bloque FpV-PJ presidido por Fabián Lugli.

La misma plantea la creación de un Registro Municipal así como también una Subvención mensual y permanente, “para apoyo al desarrollo y evolución de las Bibliotecas Populares”, que equivaldrá a tres sueldos básicos iniciales actualizados de un docente municipal.

Los fondos de este aporte propuesto por el bloque que también integran Pedro Borgini, Gabriel Bruera, Gabriel Céspedes, Lorena Riesgo y Silvana Soria, deberán destinarse a la compra o reparación de materiales y equipamiento, pago de haberes al personal y alquiler, entre otras acciones predeterminadas.

El documento establece que mensualmente las bibliotecas populares deberán realizar las rendiciones de cuentas en la Contaduría General de la Municipalidad. Los establecimientos que actualmente perciban una subvención mensual, tendrán que adecuar su funcionamiento a dichas pautas en un plazo de 90 días.

Fundamentos

Las bibliotecas populares son entidades comunitarias que ofrecen, un espacio para la consulta, la lectura, la expresión y el desarrollo de actividades culturales.

En cada comunidad, la biblioteca popular es una institución muy valorada, porque además de ofrecer las funciones básicas correspondientes, es un ámbito para la preservación y la promoción de la cultura local.

Al mismo tiempo, cada biblioteca es un lugar de encuentro, que garantiza y facilita el ejercicio del derecho a la información de los ciudadanos.

Las bibliotecas populares fueron y son una herramienta para la apropiación universal de la cultura.


En esta sección

pub1
PUB2
pub3