Vecinos de Las Mil Casas manifestaron su descontento ante las reiteradas pintadas que sufre el barrio, por parte de algunos futboleros hinchas de los clubes más famosos de la ciudad.

La semana pasada, especialmente el pasaje 522B recibió –como ocurre en muchos barrios platenses– una oleada de grafitis en horas de la madrugada. Pintaron no sólo paredes, sino también cestos de basura, postes de luz y hasta el pavimento.

Por lo visto, no está de más remarcar el esfuerzo que cada ciudadano pone en el cuidado de su hábitat urbano, o el dinero que gasta el Municipio –del bolsillo de todos los contribuyentes– para mantener las calles limpias.

“Somos vecinos de toda la vida, nacidos en el barrio, gente mayor en gran parte. Queremos volver a nuestra calle original, queremos elegir el color de nuestras viviendas ¡Basta de vandalismo! Pongamos en valor a Las Mil Casas, barrio de trabajadores. La única camiseta es la de Tolosa” expresaron a este medio.

Los denunciantes pidieron respeto a la comunidad en general, sin necesidad de indicar si las pintadas fueron para Estudiantes o Gimnasia. Pero sus palabras deberían llegar claramente a oídos de ambos clubes. Ni Juan Sebastián Verón ni Daniel Onofri pueden evitar tomar las riendas de una problemática tan antigua como fastidiosa e innecesaria.


En esta sección

pub1
PUB2
pub3