Durante un operativo nocturno, este sábado el Municipio clausuró La Fraternidad de 2 y 530, mientras se desarrollaba en sus instalaciones una fiesta que no cumplía con las reglas de habilitación.

Agentes de la Subsecretaría de Convivencia y Control Ciudadano, se presentaron en la histórica seccional tolosana del Sindicato nacional de Conductores de Trenes donde había una gran concurrencia y al realizar los controles, detectaron que la fiesta se desarrollaba sin la documentación correspondiente.

“Se clausuró y desalojó el lugar para resguardar a los cientos de jóvenes que habían asistido al evento, que no contaba con la habilitación correspondiente”, señaló el directo de Inspecciones del Municipio, Emanuel Reyes.

En ese sentido, remarcó: “Continuaremos intensificando las tareas de prevención, con el objetivo de evitar que se lleven adelante fiestas sin ningún tipo de habilitación, que ponen en riesgo la salud de nuestros jóvenes”.


En esta sección

pub1
PUB2
pub3