Este miércoles al atardecer, un creciente grupo de vecinos autoconvocados contra la inseguridad, se congregó frente a la Comisaría Sexta (1 528bis y 529) a cargo de Daniel Pérez, con el objetivo de hacerle llegar su desesperado reclamo ante los reiterados hechos delictivos que azotan a Tolosa y zonas aledañas.

Pasadas las 19 horas, la Asamblea barrial que se reúne semanalmente en 116 y 530, partió de allí con pancartas, afiches, antorchas y luego velas, para manifestarse pacíficamente frente a la dependencia policial.

Pero las esperanzas de ser atendidos por el comisario titular se desvanecieron, tras una hora de intentos fallidos.

Los efectivos en funciones primero aseguraban que Pérez estaba hablando en privado con uno de los protestantes. Luego, notificaron la contundente negativa.

Uno de ellos hasta detalló en un papelito las autoridades policiales a quienes se debía recurrir, derivando toda responsabilidad a la “Policía Comando LP”, la “Policía Local” y la “Secretaría de Seguridad”.

Los breves y potentes cantos al unísono que predominaron en la concentración, también estuvieron acompañados por bocinazos de automovilistas que circulaban en avenida 1.

Hasta una locomotora diesel que cruzaba las abandonadas vías, se unió a la demanda colectiva haciendo sonar su claxon.

El ingenio se lució cuando un trío de agentes entró a la seccional trasladando un supuesto delincuente esposado, que ya había ingresado una hora antes según constató Tolosa Vive.

Considerándolo una tomada de pelo, los vecinos gritaban “¡Qué lindo el actor! ¡Qué lindo el actor!”.

Seguidamente, decidieron entrar al edificio asegurando primero “¡Tenemos 20 lucas!” en alusión a las sospechas de que un policía había cobrado esa suma para facilitar la fuga de dos detenidos en la madrugada del sábado pasado.

Sin obtener respuestas, redoblaron la apuesta afirmando “¡Tenemos 40 lucas!”. Quizás así tendrían la posibilidad de ser atendidos.

Mientras algunos ya enardecidos vociferaban “¡Comisario cagón!”, una de las presentes justificó la notable desorientación de los oficiales de turno, sosteniendo que “no saben cómo actuar pobrecitos, son criaturas, los sacan de la escuela y los ponen acá, cada vez son más chicos y los matan, exponen su vida”.

Minutos antes de las 21 horas, en plena retirada, el referente tolosano Pablo “Colo” Pérez arengó: “Ellos saben muy bien donde está la droga, donde están los ladrones, pero siempre están jodiendo a la gente que labura y no a quien tienen que buscar”.

“Para apretar a vecinos por teléfono tienen huevos –denunció, debido a que el martes había sido víctima de intimaciones para evitar la inminente protesta– pero para ir a buscar la droga son unos cagones. Nos organizamos y volvemos la semana que viene sin quilombo, en paz como hicimos hoy”.

Durante la manifestación, Tolosa Vive consultó a los presentes el motivo de su participación. Víctimas o no, tolosanos o no, todos coincidieron en que la unión hace la fuerza y que encerrarse en sus hogares no era la solución.

Soledad, 529 117 y 118

Hace tres meses, en junio, a las seis de la tarde, entraron a mi casa y me robaron la moto de una manera horrible. Cuando vine a la Comisaría había cinco policías de jolgorio y ninguno me tomaba la denuncia, siendo que también me habían robado las llaves del departamento.

Estuve como dos horas y nada. Me tuve que enojar y pegar un par de gritos para que me tomen declaración. Por eso decidí venir, porque soy vecina y lo sufrí en carne propia.

Hernán, 117 y 531

Vivo a una cuadra de donde asaltaron el otro día (balearon a los dueños de una Verdulería) y a mí también me robaron en la puerta de casa, me robaron la moto. Estamos cansados de ver a los motochorros dando vueltas continuamente, para ver a quién encuentran. Estamos cansados de vivir así en todo el barrio.

Alicia, zona Estación

No podemos salir a la calle, tenemos miedo. A mí me asaltaron hace un mes en 4 y 35.

Martín, 482 y 24

Viví en Tolosa y vine a acompañar la protesta. La inseguridad es un problema que abarca a todos los barrios. No podés salir a la calle porque te despedís de tu familia y no sabés si es la última vez que los vas a ver, no tenés seguridad de que vayas a volver. Por eso venimos a pedir que nos cuiden.

Estela, 528bis 115bis y 116

Me uní a la Asamblea vecinal por lo que está ocurriendo en la zona que cada vez es peor. Hay asaltos, arrebatos, todos los días a cualquier hora y la Comisaría no hace nada. Hasta se escapan los presos.

El comisario estuvo en una Asamblea nuestra, se presentó, repartió tarjetas personales, dijo que se iba a ocupar. Pero mientras le decíamos que esto no daba para más que estábamos todos enrejados, miró la hora, dijo que se tenía que ir a un corte de calle y no lo vimos nunca más.


En esta sección

pub1
PUB2
pub3