La alegría de haber restaurado juntos la histórica Calesita de plaza Martín Iraola (2 y 530) duró poco para los vecinos del barrio. Este lunes, amanecieron con una postal mucho peor que la semana pasada, ya que el juego se encuentra totalmente en ruinas.

Durante toda la mañana del sábado habían trabajado arduamente reparando figuras y carteles que un grupo de adolescentes rompió por puro aburrimiento en la madrugada del 15 de enero; según captaron las cámaras municipales de la central de Monitoreo Público (MOPU).

Aquel lamentable hecho pudo haberse evitado con un rápido accionar de los operarios que trabajan en la sede, instalada hace poco en la Delegación tolosana a pedido de la ciudadanía, justamente para prevenir delitos.

Cualquier actitud sospechosa debía ser alertada al 911, pero en la Localidad ya se comprobó que no es todo tan simple como parece.

El moderno sistema volvió a fallar ese domingo, pero la Secretaría de Seguridad y Justicia del Municipio a cargo de Darío Ganduglia, se comprometió a entregar las imágenes ante las autoridades judiciales pertinentes.

Sin embargo, los vecinos identificaron muy bien a los vándalos. Y lejos de optar por las acusaciones públicas o el linchamiento, decidieron en Asamblea (celebrada el miércoles en la plaza) darles una chance, solucionando el problema pacíficamente con su propio esfuerzo.

Según pudo recabar Tolosa Vive, se trataba de unos cuatro menores de edad, deportistas e hinchas de legendarios clubes locales y barriales tanto de fútbol como de básquet.

El caso es que no sólo se divirtieron destruyendo por segunda vez el honor de dichas instituciones, sino también la fuente de trabajo de una familia entera y el disfrute de tantos niños que se acercan diariamente al parquecito, para pasar un buen rato al aire libre.

Aunque todavía no se pudo constatar si los autores de este último hecho coinciden con los del anterior, los residentes de la zona sospechan que se trataría del mismo ocioso grupo.

En tal marco, volverán a reunirse con esperanzas de encontrar una solución definitiva al nuevo flagelo, que se suma a la ya castigante inseguridad.


En esta sección

pub1
PUB2
pub3