Por Pablo Pérez, vecino tolosano y dirigente radical (*)

Soy el papá de Lucía. Ella concurre a una escuela pública y así como CTERA está en todo su derecho como organización gremial de dirigirse a sus afiliados, yo hago propio el mío como padre de brindarle un “manual” para hablar sobre Santiago Maldonado.

Si te pregunta la seño si quieren hablar de Santiago me gustaría que le digas que sí.

Si pasa lista y nombra a Santiago Maldonado, papá te contó que te da permiso para quedarte hasta la hora que sea en la escuela y que en la lista agregue a los más de 30.000 desaparecidos que tiene nuestro país. Que me llamen y me quedo en la puerta de la escuela o te paso a buscar a la hora que indiquen.

Si te pregunta si sabés quién es Santiago, papá te contó que es un joven con sueños, que tiene ideales, que los ideales son similares a los sueños pero uno hace todo lo posible por concretarlos. Que hace tatuajes muy bonitos y que vive en el sur de nuestro país.

Si pregunta la seño si sabés que pasó con Santiago, papá te contó que lamentablemente hace más de 30 días que está desaparecido. Que eso es muy triste que suceda en un gobierno democrático, es decir un gobierno elegido por el pueblo (te acordás que papá fue a votar hace pocos días) y que la justicia está investigando. Y que en nuestro país todo el mundo es inocente hasta que se demuestre lo contrario. Es decir que todavía no hay pruebas Lucía, para que un juez diga Santiago fue desaparecido por tal o cual persona. Distinto es lo que te conté sobre mi compañero de Facultad, Miguel. Nosotros salíamos a la noche por las calles de la ciudad a pegar cartelitos que decían “¿Dónde está Miguel?”. Después de muchos pedidos y con la fuerza de la mamá que nunca bajó los brazos se supo que a Miguel Bru lo habían secuestrado policías de una comisaría de la ciudad y que todavía estamos pidiendo para que aparezca su cuerpo.

Si les pide a tus compañeros sacar una foto con el rostro de Santiago, vos decile que sí, pero, que además te gustaría sacarte también, al mismo tiempo, esa misma foto, con los cartelitos que hicimos juntos. El de la foto de Miguel y de Julio López, el vecino de la tía Herminia en Los Hornos que fue donde se crió papá, que era albañil y que por declarar contra un policía que se llevó a muchas personas y las mató en una época de nuestro país en donde no había democracia, también desapareció; y con la portada del libro Nunca Más que papá te lo va a regalar y lo vamos a leer juntos cuando seas más grande.

Por último hija, cualquier duda que tengas hablá y expresate. Con tus 7 añitos sos chica para comprender algunas cosas y hoy todos gritan y no se entiende nada. Te prometo como papá frenar cinco minutos en esta locura diaria que vivimos y escucharte, tratar de explicarte para que vos el día de mañana puedas tener la tuya. Y esto si es una orden hijita. Dijo San Martín, seamos libres, lo demás no importa nada. Que nadie piense por vos. Te quiero mucho.

Papá.

(*) Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


En esta sección

pub1
PUB2
pub3