En la noche de este jueves se conoció la noticia de que una empleada de la Panadería ubicada en la esquina de 115 bis y 530 fue golpeada y amenazada de muerte por el dueño del local.

Un grupo de vecinos consternados se encargó de difundir a través de las redes sociales el reciente hecho, afirmando que es costumbre el maltrato físico y verbal a los trabajadores del negocio, que además están precarizados.

“No dejemos que siga pasando esto. No le compremos más. Compartamos”, instaron los tolosanos en un intento de castigar y poner un freno a la impunidad del comerciante.


En esta sección

pub1
PUB2
pub3