En la Biblioteca popular Mariano Moreno se viene gestando desde hace tiempo una huerta comunitaria. Emilie Belon, oriunda de Francia y radicada en Tolosa, se encarga los días martes y viernes a las 10 de sembrar, regar y cosechar plantas comestibles de todo tipo, e invita a los vecinos a sumarse.

“La idea es que cualquier persona que tenga interés en una huerta pueda venir a aprender, a plantar o regar. Hasta ahora tenemos lechuga, arvejas, habas, tomate, rabanitos y hierbas aromáticas que sirven para espantar los bichos como curry, romero, orégano y ruda”, enumera.

Tras la promesa de coordinar un taller en la institución de 1 528 y 529 durante el mes de noviembre, Emilie cuenta que aprendió el arte de cultivar viajando: “Trabajé en huertas comunitarias de Chile, y en un vivero de San Martín de los Andes”.

“Hace poco hice un curso de ocho clases en la Facultad de Ciencias Naturales y Museo (UNLP) sobre cómo asociar las plantas, el rol de las abejas y otros datos interesantes. Puedo transmitir un poco de conocimiento y dar una mano si la gente tiene preguntas”, afirma.

Con un claro amor a la naturaleza, el cuidado del medioambiente y del cuerpo humano, también desarrolla labores en el proyecto Biodem que incentiva la agricultura ecológica conectando a los productores hortícolas con los consumidores a través de una plataforma virtual y entregando los paquetes de productos solicitados a través de internet, todos los martes de 10 a 12 horas en la Biblioteca.

“Tenemos bolsones con verduras de estación, naranjas y mandarinas orgánicas de Entre Ríos, panes hechos de masa madre: agua y harina que se deja reposar y el cultivo de bacterias hace inflar el pan dándole un sabor diferente. Es más fácil de digerir por el trabajo de las bacterias, que no tiene la levadura”, explica sobre la novedosa propuesta.


En esta sección

pub1
PUB2
pub3