A las 10:40 de este jueves pasó por primera vez una formación eléctrica del Ferrocarril Roca por Tolosa, en el marco de las pruebas desde la estación local hasta la Central de 1 y 44.

Se solicita a la población prestar atención en los cruces sobre avenida 1, tanto los peatonales de cada esquina como los pasos vehiculares de las intersecciones 528, 32 y 38. Se extiende el alerta a la comunidad educativa de toda la región, dado que los nuevos trenes son silenciosos y sumamente veloces.

Los móviles pertenecientes a la Dirección de Vialidad de la Provincia de Buenos Aires constataron durante la recorrida escoltando a la flamante locomotora, el caos vehicular por embotellamiento que se produjo en los pasos a nivel.

Cabe recordar que aún con el servicio interrumpido, en septiembre de 2016 una mujer perdió la vida cruzando en bicicleta por la esquina de 1 y 36, quizás convencida de que no habría formaciones en movimiento.

Fue atropellada por una locomotora en horas de la tarde, lamentable hecho que hizo pensar a los vecinos en la necesidad de un plan estratégico para prevenir accidentes en la zona.

Movilidad y Urbanismo

La Ciudad de La Plata está atravesando un momento clave en lo que refiere a soluciones de movilidad dentro del casco urbano, optimización del tránsito vehicular y ferroviario, y búsqueda de mejorías para terminar con los accidentes que arrojan cifras alarmantes.

Por ejemplo, para tales fines en Capital Federal se están eliminando 27 barreras del ferrocarril (dónde circulan las líneas Mitre, San Martín y Belgrano), elevando la circulación de los trenes en viaducto, y construyéndose una moderna obra de soterramiento de las vías por las que circulaba la castigada y accidentada línea Sarmiento.

Esta última obra, a diferencia de los pasos bajo nivel que quieren realizar en La Plata, terminará definitivamente con las barreras físicas que dividen la ciudad, lo que implica tanto la plena desaparición de los accidentes diarios de peatones y vehículos en las vías, como la agilización total del tránsito.

Una estadística publicada por el sindicato ferroviario La Fraternidad en el año 2011, dio como resultado la alarmante cifra de un accidente por semana en las vías. Ahora bien, si sabemos con certeza que las máquinas diésel eran ruidosas y producían esta cantidad de accidentes, ¿qué sucederá con las eléctricas nuevas?

Según un relevamiento de los clubes y escuelas que hay en toda el área, realizado por la Comisión pro-Soterramiento, las vidas de unos 6.500 niños y adolescentes, sin contar los jubilados y discapacitados, estarían en peligro al cruzar diariamente las vías.


En esta sección

pub1
PUB2
pub3