Ante el reciente aumento en las tarifas de servicios públicos como gas, luz, agua, teléfono, transporte, peajes, impuestos inmobiliarios y municipales, Tolosa Vive dialogó con vecinos de la Estación ferroviaria, que manifestaron preocupación sobre su futuro económico.

María y su esposo viven en la calle 3 entre 528 y 529, ambos tienen poco más de 70 años y cobran una jubilación mínima de $8000. Ella se mostró angustiada porque la mitad de lo que cobra tiene que destinarla a pagar boletas.

Este mes tuvo que abonar $1540 de luz, $600 de gas, $400 de teléfono, $738 de agua, $319 del inmobiliario y $609 de APR. En total se le fueron más de $4000, sin contar que el matrimonio tiene un gasto fijo de $2000 en medicamentos.

Los abuelos tuvieron que dar de baja el cable porque se les iban $1400 más. Explicaron que se les hace muy difícil mantener el estilo de vida que llevaban años atrás, y que la incertidumbre del futuro los tiene apesadumbrados.

Este es uno de los tantos reclamos que llegaron al portal a través de diversos medios luego de las medidas aprobadas por el Gobierno nacional, que impulsaron a multisectoriales de varias ciudades bonaerenses, como por ejemplo Necochea, a pedir la declaración de Emergencia Tarifaria por parte del Concejo Deliberante.

Entre las repercusiones que tuvo la nota sobre ABSA en la fanpage de Facebook los vecinos afirmaban tener un nuevo gasto en abastecimiento de agua mineral para sus familias debido al mal servicio que brinda la empresa de agua.

“Tenemos medidor, pagamos lo que se le antoja y además tengo que comprar el bidón para tomar, porque eso que sale de las canillas es barro” manifestaba Norma, y Sergio lamentaba que la estén cobrando “como si fuera oro” cuando “el mantenimiento es de cuarta”.


En esta sección

pub1
PUB2
pub3