Los inquilinos platenses siguen recibiendo destratos y falta de políticas activas que los proteja. El año pasado debieron destinar como promedio un 41 por ciento de sus ingresos en el costo del alquiler.

Diferentes estudios realizados por sectores políticos, la asociación que nuclea a los inquilinos, y otros grupos que pregonan una legislación que de marco a la temática, mostraron datos contundentes.

La ciudad tiene unos 90 mil habitantes que deben alquilar por no tener vivienda propia y en 2017 la inflación quedó atrás del valor que mes a mes tuvieron que hacer frente.

Por ejemplo, mientras la inflación según Indec fue de 24.8 por ciento, para el Colegio de Martilleros los aumentos de alquileres en 2017 fueron de un 28 por ciento, y para la Asociación de Inquilinos fue de un 32 por ciento. En ese lapso el aumentó en el ingreso de cada bolsillo de inquilino fue de un 20 por ciento.

La Plata termina siendo la segunda ciudad del país más cara en el mercado de alquileres después de la Ciudad de Buenos Aires.

En ese marco, el secretario de derechos humanos del Partido Justicialista de La Plata, Esteban Concia, cuestionó en Radio 96.7 “la falta de funcionamiento de una oficina municipal de inquilinos, que fue creada por ordenanza N° 10.859, y que tendría como rol defenderlos de las diversas desviaciones del mercado, en donde la posición más fuerte la tienen las inmobiliarias”.

Concia también se refirió a los avances de una ley de inquilinos provincial que está trabajando el diputado Guillermo Escudero, y se sumó al reclamo para que la Cámara baja de la Nación destrabe la iniciativa que está tratando en la Comisión de Legislación, y que llega con media sanción del Senado, acerca de la creación de un marco más amigable para el inquilino.

El Colegio de Martilleros suele decir que se flexibilizaron los requisitos para alquilar, pero eso no es real ya que las inmobiliarias siguen pidiendo varias garantías y elevados ingresos documentados, sin tener en cuenta los niveles de informalidad en nuestra economía.

Además, sigue estando vigente la cláusula que hace costosa la renovación de alquiler, cuando en ese punto se podría suavizar el impacto.

La problemática de los alquileres, que hoy afecta a un poco más del 20 por ciento de los platenses, no presenta la atención por parte del Estado que se merece. Los inquilinos son maltratados y desde el mercado inmobiliario se juega con la desesperación de tener que alquilar de cualquier manera.


En esta sección

pub1
PUB2
pub3