A raíz de las bajas temperaturas que se registraron en los últimos días en la región, desde la Municipalidad brindan recomendaciones a los vecinos para prevenir intoxicaciones producto de la inhalación de monóxido de carbono. Ante cualquier indicio de malestar, será necesario recurrir urgentemente al Centro de Salud más cercano.

El secretario local de Salud, Germán Niedfeld, señaló que “entre los síntomas más habituales se pueden mencionar dolor de cabeza, náuseas, vómitos, mareos, desmayos, alteraciones visuales, convulsiones y en otros casos, estado de coma”.

Se recomienda mantener ventilado los ambientes, no usar hornallas y hornos para calefacción y revisar anualmente los sistemas de calefacción. También se aconseja examinar las salidas al exterior de hornos, calefones, estufas y calderas para asegurar su permeabilidad y funcionalidad.

Quienes tienen mayor riesgo son los niños pequeños, los adultos mayores, las personas con enfermedades cardíacas o pulmonares, los fumadores y quienes habitan en zonas de gran altitud.

En tanto, para prevenir situaciones o incidentes, los especialistas advierten la importancia de realizar controles en las instalaciones como así corroborar el buen funcionamiento de calefones, braseros, calentadores, entre otros artefactos.

El monóxido de carbono se produce por la combustión incompleta del carbono presente en materiales como leña, carbón, gas, kerosene, gasoil, alcohol o nafta. Asimismo, la intoxicación se da cuando éste gas reemplaza al oxígeno en el torrente sanguíneo generando inconvenientes en el corazón, cerebro y cuerpo.


En esta sección

pub1
PUB2
pub3