En la tarde del jueves, la Comisión Pro Soterramiento del Ferrocarril Roca se reunió en las instalaciones de la Biblioteca Popular Mariano Moreno luego de que adelantaran desde el Ministerio de Transporte de la Nación que a principios de diciembre comenzaría la construcción del paso bajo nivel en 1 y 32.

Los vecinos de Tolosa, de barrio Hipódromo, profesionales –arquitectos e ingenieros– y concejales como Florencia Rollié y Paula Lambertini analizaron una vez más la necesidad del soterramiento de las vías desde avenida 520 hasta la estación central en 1 y 44, según establece el Decreto 1683/2005.

Manifestaron su profunda decepción “por la poca profesionalidad y ética con las que se ha manipulado una problemática que viene aquejando a la zona por décadas”.

Aseguraron que están siendo desestimados los derechos de miles de ciudadanos y enumeraron una serie de problemáticas. La más grave y urgente es que, cruzar las vías de la veloz y silenciosa formación eléctrica implica un riesgo de vida que se acentúa es las poblaciones más vulnerables como niños de las escuelas y adultos mayores.

A estos también se les dificultaría cruzar por el túnel que la cartera a cargo de Guillermo Dietrich anunció hacer en 1 esquina 32.

“El impacto socio ambiental que tendrá es claramente perjudicial, se lamentará en el corto plazo y lo pagarán las generaciones futuras”, expresó Carlos Di Gilio, miembro de la Comisión y de la ONG Vía Tolosa.

Los presentes sostienen que el paso bajo nivel es sólo “un parche" y uno muy caro que a la larga tendría que replicarse en las avenidas 528 y 38, además de las reformas que necesitan los 12 cruces peatonales sobre calle 1. El túnel subterráneo “puede financiarse a partir de la valorización que generaría en 5 mil parcelas del barrio Hipódromo”.

Reprocharon la visión cortoplacista, “la costumbre indignante de hacer las cosas para zafar y emparchar un problema de hoy a costos baratos y rápidos, sabiendo que las consecuencias las sufrirán en el mañana los ciudadanos que generalmente no alcanzan puestos de poder”.

La Comisión se comprometió a encarar nuevas campañas de difusión acerca de la problemática y una ofensiva en el Concejo Deliberante de La Plata ya que “una intervención de esta magnitud debería ser debatida en profundidad por todos los sectores de la comunidad“, según establece la Ley Orgánica Municipal.

En su artículo 27, inciso 2 determina que “corresponde a la función deliberativa municipal reglamentar el trazado, apertura, rectificación, construcción y conservación de calles, caminos, puentes, túneles, plazas y paseos públicos y las delineaciones y niveles en las situaciones no comprendidas en la competencia provincial”.


En esta sección

pub1
PUB2
pub3