En su visita a la Biblioteca Popular Mariano Moreno en el marco del Consulado Itinerante que se realizó el domingo 28 de octubre convocado por la Colectividad local, la canciller general del Uruguay en la Argentina, Liliana Alfaro, dialogó con Tolosa Vive sobre la labor que ejerce desde hace ocho años.

Nació en Canelones, vivió muchos años en Montevideo y después adoptó Las Piedras como su lugar preferido en el mundo. Por diversas circunstancias de la vida tuvo que cruzar el Río de La Plata en el año 1974 e instalarse en nuestro país.

“Veníamos de una dictadura que comenzaba, Argentina todavía tenía democracia y buscábamos un país con libertad plena aunque después aquí ocurrió la noche más larga de la historia”, recordó.

Sobre su vida con el corazón partido en dos, que incluye pasión futbolera por San Lorenzo y Nacional, contó: “Siempre trabajé, tuve dos hijos a quienes les pude transmitir esa identidad que uno nunca pierde, me casé con un argentino, tengo una familia mixta argentino-uruguaya, este es un país que quiero mucho”.

Añora su país y piensa en todo lo que perdió, tiempo con sus amigos, con los hijos de estos, lo bueno y lo malo que no pudo compartir. “Hay gente amiga y compañera que desapareció de mi vida porque se fue a Europa o porque la desaparecieron en las dictaduras”, expresó con profundo pesar.

Respecto a su desempeño en la institución con sede en la Ciudad de Buenos Aires, manifestó: “Mi trabajo es apoyar a los uruguayos, acompañarlos, estar presente en las actividades y ver los problemas de la gente más vulnerable. Los cónsules son servidores públicos y están al servicio de la gente”.

“Los consulados itinerantes los hacemos porque hay gente que no tiene recursos para acercarse a Buenos Aires o a veces ni siquiera saben cómo proceder y en ese caso la colectividad sirve de intermediario”, concluyó invitando a sus compatriotas a acercarse al edificio de la Embajada (Arenales 1392) o llamar al 011 6009-5040 por cualquier consulta.


En esta sección

pub1
PUB2
pub3