Este sábado en la 12° Llamada de Candombe que se realizó sobre calle 3 del barrio tolosano, un grupo de vecinos de la región se encargó de juntar firmas entre los presentes que disfrutaban el espectáculo, para exigir ante las autoridades correspondientes una pronta reincorporación del tren hacia La Plata.

Usuarios del Ferrocarril Roca, comerciantes de la zona de influencia y agrupaciones políticas, unieron fuerzas desde las diferentes localidades cuyas estaciones hace más de cinco meses se ven desoladas, para solicitar que se terminen las obras de electrificación del ramal La Plata-Constitución, “con declaración de una fecha certera de conclusión”.

Cansados de esperar y de las costosas alternativas para los más de 100.000 usuarios, plantean que provisoriamente vuelva a funcionar el servicio de trenes diésel, para recuperar la conectividad imprescindible que siempre tuvo la Capital bonaerense –y las localidades intermedias– con la Capital Federal.

En tal marco, el referente vecinal Jorge Alessandro (agrupación ‘17 de Octubre’) comentó a Tolosa Vive que están “tratando de constituir comisiones vecinales en cada una de las localidades por las que pasa el tren” hasta Berazategui, donde la electrificación debería concluir a finales de mayo, según trascendió luego de que el presidente Mauricio Macri visitara la estación Quilmes.

 

“Hace poco tuvimos una reunión en La Fraternidad (2 y 530) donde la gente del Sindicato (Conductores de Trenes de la Argentina) nos informó sobre la demora y el estado de las obras presupuestadas en el Gobierno anterior. Con el recambio de gestión, al principio se suspendió y ahora hay obras parciales” expuso e indicó que mientras el gremio habla de mediados del 2017, desde la Comisión Nacional Salven al Tren pronostican unos tres años más de retraso.

Por otra parte, consideró viable la vuelta al tren diésel mientras la electrificación termina, ya que sólo está funcionando el tren de carga que lleva material a Techint y “la gente de La Fraternidad dijo que no habría inconvenientes”.

“El problema es que contando el considerable aumento del boleto, la demora de las obras implica que la gente se vea obligada a tomar el rondín que reemplazó el ramal en cuestión, el Plaza o el TALP, cuyos pasajes son bastante caros” lamentó el entrevistado, aunque se mostró alentado porque la propuesta tuvo buena recepción en los ciudadanos.

Todos aquellos interesados en sumarse a esta lucha colectiva por la reactivación del Ferrocarril en la región, pueden contactarse a través de Facebook con el grupo que conforman residentes autoconvocados de Gonnet, City Bell y Villa Elisa ya sea para firmar el petitorio que se presentará ante el actual ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, o para sumar propuestas a la causa.


En esta sección

pub1
PUB2
pub3