Recopilación por Oscar Labadie

-----

Fue uno de los profesionales más respetados del ámbito científico nacional por sus investigaciones en el terreno de la infectología y también un hombre que se distinguió siempre por su trato humanitario.

Emilio Cecchini nació en Ciudadela, pero su familia se mudó a Tolosa cuando él era aún muy pequeño y soñaba con ser director de orquesta o jugar para la primera de Estudiantes. Realizó sus estudios secundarios en el Colegio Nacional de La Plata y luego ingresó a la Facultad de Ciencias Médicas (UNLP).

Ya siendo profesional dio sus primeros pasos como médico Pediatra. Durante años atendió en su consultorio de la calle 2 entre 529 y 530. Realizó una extensa carrera en el Hospital de Niños que comenzó en su época de estudiante hasta 1991.

Luego se inclinó hacia la infectología pediátrica y fue el primer especialista en La Plata. Ahondó investigaciones en ese ámbito y más tarde en infectología general, en pacientes quirúrgicos, traumatológicos, inmunocomprometidos o con patología prenatal. Su trayectoria se forjó también en las salas de terapia intensiva, donde se vuelven críticas las patologías infecciosas.

Lo riguroso de sus conocimientos hizo que especialistas de todas las disciplinas médicas lo tuvieron como permanente hombre de consulta. Además fue profesor titular de Enfermedades Infecciosas, profesor titular de Epidemiología y profesor nacional de la Escuela de Graduados de la Asociación Médica Argentina, entre otras cátedras.

El Dr. Cecchini también encaró una gran tarea como director del Instituto Universitario de Infectología de la Facultad de Medicina (UNLP). A raíz de su minuciosa formación obtuvo varias becas en el exterior y recibió importantes premios de medicina.

Estuvo a cargo del Servicio de Infectología del Hospital de Niños. Escribió una decena de libros médicos sobre su especialidad. También encabezó más de 200 trabajos científicos y fue director de cursos, panelista, relator y coordinador de programas de investigación.

En su extensa carrera concurrió a numerosos congresos Nacionales e Internacionales. Fue fundador y presidente de la Sociedad de Infectología de La Plata; jefe de Servicio de Infectología del Centro Oncológico de Excelencia, fue miembro del Consejo de Administrador y director de Residencia Universitaria en Infectología.

En su tiempo libre le gustaba escuchar música, escribir y viajar, en particular a destinos que le depararan aventuras como por ejemplo África o el Amazonas. Además expresó una gran afición por temas vinculados a la Filosofía. El infatigable y legendario Profesor falleció en junio de 2013. En su memoria, la rambla de 14 entre 65 y 66, lleva su nombre.


En esta sección

pub1
PUB2
pub3