A un mes desde su llegada a la Argentina, los artistas LillyBell Trejo y Alberto Ravara fueron invitados por el director Gustavo Delfino a visitar la Biblioteca Popular Mariano Moreno para brindar un espectáculo teatral que estuvieron presentado –junto a una obra infantil de títeres– en otras ciudades de Buenos Aires y Córdoba, también con excelente recepción del público.

Pícaras confesiones de una fea es la historia de Laura, una mujer realmente preocupada porque su apariencia física no condice con los cánones de belleza establecidos en el mundo actual.

Este unipersonal interpretado con audacia por Lillybell, le dio la posibilidad de “jugar y divertirse”. Con 18 años haciendo teatro, la actriz venezolana admitió en una charla con Tolosa Vive que no siempre es fácil trabajar con las emociones.

Particularmente sobre la obra, dinámica, interactiva e inclusiva, comentó que le gusta mucho el texto, las distintas herramientas que usa el personaje para expresarse, las transiciones y la emotividad que cada una de ellas expresa.

Según recordó, la idea fue surgiendo “de un libro de cuentos que leyó Alberto (Ravara), el último le llamó la atención y me lo mostró, a mí me encantó la idea. De ahí hizo una versión para teatro, empezamos a probarlo y presentarlo pero faltaba algo”.

“Entonces a Alberto se le ocurrió hablar con Jorge Cogollo, un joven dramaturgo venezolano que estudia en Buenos Aires, un muy buen director que le metió la chispa al montaje luego de que le dijera ‘rompe todo y hazlo de nuevo’. Desde ese momento, hace dos años, estuvimos interpretando la obra en Caracas y algunos lugares del Interior”.

IIAVE

El Instituto de Investigaciones para el Desarrollo del Arte en Venezuela – Teatro de los Invisibles instalado en la ciudad de Caracas, está integrado por unas 80 personas entre actores, escenógrafos, músicos y técnicos.

Ravara, actor y director argentino radicado en la República Bolivariana hace 38 años, esbozó los fundamentos del proyecto: “Sobre la base del trabajo que hacíamos en el Instituto fuimos desarrollando una propuesta: Teatro de los Invisibles. Para nosotros el máximo soberano del espectáculo no son los directores, la crítica teatral ni los autores; es el público”.

“Las personas que hacemos teatro no somos tan visibles como los que hacen televisión. Somos invisibles y hacemos teatro para invisibles, porque el público, salvo viejísimas o nuevísimas propuestas, siempre está a oscuras. Hacemos teatro para las inmensas mayorías” consideró.

También definió que “el teatro es escuela de hombres y mujeres, tiene saberes que se entregan de generación en generación, es rebelde y sugiere pequeñas provocaciones ‘en dulce’, es un viaje hacia adentro. Las interpretaciones son diversas, no es discurso único”.

En crítica directa a los medios masivos de comunicación, destacó que “el teatro es convivencia” y aunque “en un bautismo, un casamiento también hay convivencia” no ocurre lo mismo con la televisión: “Allí estás sólo frente al cristal”.

Con promesa de volver a nuestro país en mayo del 2017, invitados por “Charly, un excelente titiritero del grupo Carátulas” a participar de un festival en Buenos Aires, los artistas aseguraron llevarse gratos recuerdos de su estadía.

“De esta gira por Argentina me llevo el trato extraordinario que me han dado las personas, mucho cariño, atención y respeto, no solamente de la gente que organiza sino también el público ha recibido muy bien ambos trabajos; el infantil Juglería de los Invisibles, y Pícaras confesiones de una fea” finalizó diciendo Trejo este miércoles, minutos antes de entrar en escena.


En esta sección

pub1
PUB2
pub3