Fundada hace unos tres años, la compañía local El Giro Teatro está integrada por 35 actores y muchos colaboradores que se encargan de la escenografía, el vestuario, la fotografía o la difusión. Es un espacio para que cualquiera con un poco de ganas y cero prejuicios, se sume.

Cuando el artista Gustavo Delfino Rodríguez la constituyó, “movilizado por fortalecer el teatro independiente descentralizado y autogestivo, tanto en esta ciudad como en otras de la Provincia”; llevaba más de 20 años de trayectoria en otro grupo: La Cuarta Pared.

Calificó aquella etapa como hermosa, pero explicó: “La idea de salirme fue porque sentí que había cumplido un ciclo muy bonito y que me posibilitaba hacer otras indagaciones”.

“Me pareció que ya era momento de compartir estas herramientas y en la Biblioteca (Mariano Moreno) se dieron varias condiciones, el respeto al laburo, un espacio cuidado para recibir a la gente y mucho entusiasmo. Lo lindo es que cuando pase el tiempo, la gente va a recordar cómo arrancó todo, y eso alimenta una poética, una mística” consideró entrevistado por Tolosa Vive.

Previo a su clase de los miércoles a las 18, también expresó: “Creo profundamente en el teatro ligado a lo humano, tratar de encontrar historias que nos ayuden a reflexionar. Quizás el teatro no cambie el mundo pero sí la mirada que tenemos sobre él y quizás así opera sobre la realidad”.

“El teatro te tiene que hacer bien, sino no sirve, y es mejor poner una empresa y hacer plata” disparó el fueguino que se ancló en La Plata, luego de haber vivido en distintas ciudades del país. Hoy, se encuentra acompañando alrededor de 25 proyectos en toda la Provincia.

El primer gran desafío actoral

Su primer unipersonal fue “Informe para una Academia” de Franz Kafka, trabajo que realizó en los comienzos de El Giro a partir de un encuentro con Norberto Barruti del taller de Teatro UNLP.

“Fue un desafío, algo que nunca había hecho, un teatro de texto y minimalista. Tenía que encarnar a un mono que había sido tomado como prisionero y descubrió que la única forma de salir de allí era volverse una persona. Es una reflexión sobre la transformación que él hace y sobre la libertad” describió sobre la obra que tuvo mucho éxito y fue presentada en diversos escenarios hasta en Colonia, Uruguay.

La Rosa del Estero

“Para el cuarto o quinto montaje del grupo, yo venía pensando cómo hacer teatro sobre política actual, dado que siempre había trabajado con la textura de la memoria” evocó Delfino.

Y continuó: “Por aquel entonces falleció mi mamá, santiagueña, y para poder enfrentar esa tristeza empecé a trabajar desde la alegría que me producían todos los recuerdos de las historias que ella me había contado. Creo que hago teatro por aquellos relatos”.

“Surgió ese unipersonal, el segundo en mi carrera teatral. La construcción es una dualidad entre el nuevo teatro, el biodrama, lo postmoderno, y a la vez es el teatro más popular” definió desde su experiencia.

Tuvo la posibilidad de compartir esta obra con la gente del Mocase (Movimiento Campesino de Santiago del Estero), en un congreso latinoamericano, se la presentó a sus familiares.

“Muchas veces uno teme que el espectador se sienta mal, busca que la obra esté a la altura de las expectativas. Una cosa es el público teatral y otra el que está directamente ligado a la historia que uno cuenta” advirtió.

Inmediatamente, reveló que a partir de la gratitud recibida por parte de los campesinos, se fue “animando” y la obra creció con fuerza: “Tengo invitación para participar en varios festivales del exterior”.

Luego de manifestarse “feliz de haber retomado el teatro social, que apuesta a una denuncia y la visibilización de un conflicto” reveló que en La Rosa del Estero interpreta desde un niño hasta un chancho hablador, “que es el héroe de la obra”.

La Higuera del Che

Estrenado el 7 de mayo de este año, el tercer unipersonal de Gustavo Delfino Rodríguez surgió a partir de un taller que tomó en Costa Rica con el destacado dramaturgo Rubén Pagura. El bosquejo entusiasmó el público, impulsando al actor para terminar la obra. Tras alguna que otra crisis, la creatividad llegó sola.

¿Por qué hacer una obra sobre Ernesto Che Guevara hoy? “Porque los mismos enemigos de aquel momento son los de ahora, las necesidades de cambio también son las mismas y quise resignificar para traer al presente su figura así como la de tanta gente que apostó al cambio dejando la vida” respondió el artista.

Sin embargo, esta no es una obra solemne sino que tiene mucho humor y a medida que pasa el tiempo se va perfeccionando. Allí Delfino interpreta nada menos que 14 personajes y este viernes 15 de octubre a las 21:30 hs la presentará en la Biblioteca Popular Mariano Moreno (1 528 y 529 #356), con entrada general a $50.


En esta sección

pub1
PUB2
pub3