Los tambores rioplatenses volverán a sonar en el barrio de Las Mil Casas para el tradicional desfile de comparsas que se realiza cada año en el aniversario de la Revolución de Mayo.

Este sábado a las 14 horas comenzará la 13° Llamada independiente de Candombe que los vecinos podrán disfrutar con reposera y mate en mano sobre avenida 3 desde calle 522 hasta 528.

Chicaracum, Candombe del Parque, La Chilinga, La Minga, La Cumparsa, Lonjas de San Telmo, Afro Raíz, La Caracola, Candomgluck, La Cuerda, África Ruge, La Candela, Lonjas 932, Aguanilé, Kimba, Oielóo, Kurimbo, Tambores Tintos, Color de León, Iyakereré, Tambores Sureros, Cochabamba 3535, Candombe Calzada, Yumba, Candombe del Cementerio y Rejunte, será las protagonistas.

Esta nueva celebración patria frente a los galpones ferroviarios tendrá como condimento especial, un Gran Campeonato de Tortafritas que se realizará a las 16 horas en el Club Villa Rivera, desde donde parte habitualmente la colorida procesión.

Cabe resaltar que el evento podrá realizarse gracias a los fondos recaudados por la organización Candombe del 25 en el Parrandombe del pasado fin de semana.

El público disfrutó de bandas en vivo, DJs, barra y gastronomía a precios populares, colaborando con la celebración por los 207 años desde la creación de nuestra Primera Junta de Gobierno.

“El parrandón fue un éxito y al 27 lo esperamos con muchas ansias, mucha adrenalina y sobre todo con mucha felicidad y hermandad” expresaron a Tolosa Vive los coordinadores, en la antesala de una fecha por demás significativa para los argentinos.

El Candombe y la Revolución

La Revolución de Mayo de 1810 no se hubiese convertido en símbolo de nuestra libertad sin el trabajo de hombres y mujeres que no figuran en los libros de historia y tampoco se nombran en las aulas, como la entrega y sacrificio de aborígenes americanos y de negros arrancados del corazón africano para ser explotados en una tierra ajena, y a una causa libertaria que no los tenía en cuenta.

Vinculado con fuerza al ritual celebratorio, pero también al religioso e incluso al funerario, el candombe fue tachado algunas veces de danza lujuriosa, salvaje y con potencial subversivo.

La música servía para mantener viva la llama de la tradición y de la libertad arrebatada a los negros del virreinato, y el candombe era entonces una luz que con su voz mantenía viva la lucha de los oprimidos.

El candombe es supervivencia del acervo ancestral africano de raíz Bantú traído por los negros llegados al Río de la Plata. El término, es genérico para todos los bailes de negros: sinónimo pues, de danza negra, evocación del ritual de la raza.

Su espíritu musical contagia las añoranzas de los desafortunados esclavos, que de golpe se vieron transplantados a América del Sur, para ser vendidos y sometidos a duros trabajos. Eran almas doloridas, guardando incurables nostalgias del solar nativo.

En época de colonia, los africanos recién llegados llamaban a sus tambores con el nombre de tangó. Con este vocablo también llamaban al lugar donde los negros realizaban sus danzas candomberas, las cuales además eran denominadas con este término.

Con la palabra tangó se designaba el lugar, el instrumento y por extensión el baile de los negros. (huracandecultura.blogspot.com.ar)


En esta sección

pub1
PUB2
pub3