Coordinado por Verónica Pastuszuk y Luciana Lima, el proyecto de contemplación urbana Territorio Tolosa fue convocado a participar en el Festival de Danza contemporánea, performance y acciones transdisciplinarias en las calles y distintos espacios de la ciudad.

La experiencia consistirá en caminar, contemplar y registrar las calles del barrio de Tolosa, desde el 5 al 9 y del 12 al 16 de marzo, entre las 16 y las 19 horas. La actividad será libre y gratuita pero los interesados deberán inscribirse antes del 20 de febrero completando un formulario online. Seguidamente, la muestra al público se realizará el domingo 18 de marzo a las 17.

En el marco del Festival Danzafuera, el colectivo de arquitectos y artistas de Territorio Tolosa convoca a ser parte de una residencia abierta a todo tipo de participantes interesados en la contemplación urbana, el registro y las caminatas.

“Con un cupo de hasta 20 personas, nos preguntaremos cómo conocer un barrio, activando la observación de lo que hay, lo que siempre hubo. Como dice Alberto Greco, las cosas están ahí solo hay que señalarlas”, explicaron las coordinadoras.

Desarrollo de la experiencia

La primera semana será para caminar, registrar, mapear, entrar a diferentes lugares elegidos como casas, atelieres, museos y clubes, para intentar ver lo que no se ve a simple vista y atravesar con el cuerpo un barrio.

Se utilizará la observación, la charla, el registro, y las redes como estrategia de trabajo, buscando investigar sobre varios modos de registrar: videos, fotos, textos, planos, etc.

La segunda semana, el equipo armará un recorrido propio de la residencia, que concluirá en una caminata masiva, abierta al público donde se mostrarán los registros de la experiencia en conjunto.

Además habrá invitados para observar el barrio a través de sus puntos de vista como la fotografía, el dibujo, el movimiento, la naturaleza, la arquitectura, la filosofía, etc.: “El territorio no es algo que está ahí, esperando ser descubierto y conquistado, sino eso que se hace al descubrir y al conquistar dice Deleuze”.

Antecedentes

Esta propuesta está impulsada por arquitectos de diferentes edades que conformaron un colectivo junto a diversos artistas de Tolosa e invitados, y tomaron una porción de ciudad como excusa para repensar el arte y la arquitectura.

En 2016 ganaron la Beca a la Creación en el área de Arquitectura otorgada por el Fondo Nacional de Las Artes para desarrollar el proyecto Territorio Tolosa. Ya llevan 53 recorridos, entraron a casas, museos, el Conservatorio de música, los viejos galpones ferroviarios del siglo XIX, el atelier de un pintor, el sótano de una casa masona, una muestra de miniaturas y maquetas, un concierto de arpa.

Mapearon el barrio, entraron en el club de box, la biblioteca popular, un taller de serigrafía y otro de cerámica. Caminaron por el primer barrio obrero de Latinoamérica: ‘Las Mil Casas’. Entraron a una cooperativa textil y a un comedor de niños. Bailaron en las llamadas de candombe, recorrieron las obras de arquitectos contemporáneos y constructores del 1900, todo en Tolosa.

Un día en el barrio

El 1° de abril 2017 realizaron un evento masivo en el barrio como cierre de esta primera etapa. Organizaron una muestra con los registros de esos 52 recorridos realizados: instalaciones, performances, fotos, grabados, planos, videos, maquetas, dibujos.

Estos fueron montados en un centro cultural de Tolosa, y llevados a cabo por más de 30 personas de diferentes disciplinas. A su vez en la Biblioteca Popular se realizó en simultáneo una exposición de un concurso de fotos y dibujos del barrio, en la que participaron más de 45 propuestas de vecinos, aficionados, fotógrafos, niños, comerciantes, jubilados, arquitectos, estudiantes, etc.

Finalmente hubo una caminata masiva, la N° 53, que consistió en un recorrido peatonal desde la calle 1 y 528 bis a través de las vías del tren. Cruzaron a campo traviesa. Pasaron por debajo del puente de hierro donde una mujer cantó junto a una violonchelista.

Luego atravesaron los viejos andenes de la Estación de Tolosa hasta el Museo Ferroviario (Ferroclub) ubicada en los antiguos galpones del tren, donde unos músicos tocaron entre las locomotoras, los guinches y los restos herrumbrados de trenes en desuso. Un arpa, un acordeón, una trompeta y un cantante revivieron esas viejas estructuras del siglo XIX.

Luego con la lectura de un manifiesto se dio cierre a la caminata y volvieron acompañados de la cuerda de tambores de Tolosa. Más de 300 personas recorrieron las calles y las vías del tren, transformando el espacio cotidiano en algo extra-ordinario: “Creemos que es en la calle donde repensar lo cotidiano, donde reflexionar sobre el barrio de todos los días ¿No es ese un modo de hacer ciudad?”.


En esta sección

pub1
PUB2
pub3